Lo importante es comenzar.

Con este post inauguro un blog que por el momento es insignificante. Eso sí, aspiro a convertirlo en una web de referencia. El objetivo parece ambicioso. Y lo es.

Pero es que tengo el convencimiento de que otras ciudades y otras pautas de transporte son posibles. Así que me he propuesto crear un espacio donde pasar del victimismo de la queja a la responsabilidad de la crítica, aportando soluciones. Un lugar donde mis ideas no mueran dentro de mí.

Quiero compartir mi visión y, por qué no, tratar de convenceros. Aunque también habrá veces que, frente a ciertos comentarios cargados de razón, tendré que reconocer mi error y cambiar mi posición. Es lo bueno de los temas que voy a tratar que, siendo de “ingeniería”, son a la vez una ciencia social en la cual tienen cabida cuantas disciplinas nos planteemos incluir. Llevaba tiempo barruntando esta idea y no quería posponerlo más.

Así pues: Sed bienvenidos a urbanismoytransporte.com

Nota 1: la frase del título no es mía, sino de Henry David Thoreau. Sin duda, un referente para los que pensamos que los cambios no vienen solos, sino que hay que actuar sobre lo que queremos mejorar. Y eso es justo lo que pretendo con este blog.

Nota 2: he pasado por alto, sin que sirva de precedente, que en la imagen haya una falta de otrografía (“si no” en lugar de “sino”), pero eso espero que no se repita. Digamos que me gustaba lo suficiente como para pasarlo por alto para utilizarla, pero no tanto como para no decirlo.